• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • DONATIVOS MIONEROS DE CANTABRIA


    Haz tu donativo

2 ago. 2014

DADLES VOSOTROS DE COMER

El relato evangélico de la multiplicación de los panes es aleccionador. Los discípulos, estimando que no hay suficiente pan para todos, piensan que el problema del hambre se resolverá haciendo que la muchedumbre “compre” comida. A este comprar, regido por las leyes económicas, Jesús opone el compartir generoso y gratuito: dadles vosotros de comer.
Cuando Jesús bendice el pan, lo desvincula de sus poseedores para considerarlo don de Dios y repartirlo generosamente entre quienes tienen hambre.
Esta es la enseñanza profunda del relato: “Cuando se libera la creación del egoísmo humano, sobra pan para cubrir la necesidad de todos”.
Reparto maravilloso del pan multiplicado y partido en las manos de Jesús. Son las palabras y los gestos con que los cristianos hacemos memoria de Jesús: le recordamos cuando multiplica el pan y cuando entrega el pan de su vida. “El día antes de morir, Jesús toma el pan, lo bendice, lo parte y lo ofrece diciendo: es mi cuerpo, mi vida, el Pan de la Vida. Tomad y comed”.
De esta forma sencilla, sacramental, Jesús alimenta a millones de creyentes que aceptamos su invitación. El pan es su vida, su evangelio, su espíritu, sus bienaventuranzas …
Los creyentes abrimos las manos y el corazón y nos dejamos alimentar y transformar con ese Pan que es Jesús y que viene a nosotros lleno de Espíritu y de fuerza transformadora.
Comiendo el Pan de la Vida, los discípulos salimos de cada eucaristía dispuestos a multiplicar el pan del evangelio y el pan material, el pan del cariño y el pan del perdón, compartiéndolo con todos los que lo necesitan. Más todavía: comiendo el Pan de la Vida, el creyente se transforma en pan partido y multiplicado para los demás. Este el fruto de la celebración de la Eucaristía: Pan partido, Jesús y nosotros, para la Vida del mundo, para que nadie muera por falta del “pan de cada día”.
                                                                                                   Miguel Diaz    ss.cc.

CONTACTA CON NOSOTROS



C/ Florida nº 3
39001 Santander

Teléfono: 942 22 53 19
Móvil/Whatsapp: 607 41 21 40
Email: santander@omp.es



Si desea realizar un donativo para los misioneros cántabros que están en los distintos continentes puede hacerlo en el siguiente número de cuenta:

BANCO SANTANDER: ES61 0049 6742 5321 1632 2385

Si lo desea puede solicitar recibo para desgravar en la Renta antes de que finalice el año.