• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • DONATIVOS MIONEROS DE CANTABRIA


    Haz tu donativo

1 ago. 2014

FILIPINAS Y EL ARROZ

Un misionero chileno, Enrique Moreno,  de la Congregación Sagrados Corazones nos detalla la importancia del arroz en FILIPINAS, lugar donde está él misionando. 
Un plato de arroz blanco jamás puede faltar en una mesa filipina, como tampoco en tantos otros países de Asia. Si hay tres comidas al día, tres veces hay arroz en la mesa. Es inimaginable comer sin arroz. Alguien me explica aquí en Manila: “en el padrenuestro no usamos la palabra tinapay (pan) para pedir por el pan nuestro de cada día sino la palabra kanin, que significa alimento y que es la misma palabra que usamos para decir arroz”. En otras palabras, en el padrenuestro en lengua filipina se reza: “danos el arroz nuestro de cada día”.


Quizás este dato tan esencial pueda explicar en parte lo que ocurrió en Leyte –como una anécdota– en los días posteriores al súper tifón Yolanda de noviembre pasado. Miles de sobrevivientes del tifón asaltaron un almacén gubernamental donde se guardaba una considerable cantidad de arroz para ser distribuida en los días siguientes entre las víctimas más necesitadas. Fueron sustraídos unos cien mil sacos de arroz sin que ninguna fuerza policial pudiera impedirlo. En el intento se derrumbó uno de los muros del edificio. Como consecuencia de este accidente, fallecieron ocho personas.
Más allá de todo el contexto, fue una clara señal de que el arroz es uno de los “víveres primarios” requeridos por la población; junto al agua desde luego. De hecho, en aquellos días del tifón eran interminables las colas para recibir simplemente “arroz y agua”.
Se dice que los filipinos reciben del arroz diario el 41 por ciento de sus calorías y el 31 por ciento de sus proteínas. El costo promedio de un kilo de arroz en Manila es de unos 40 pesos filipinos, aproximadamente un dólar. Hay muchas maneras de cocinar el arroz a partir de su enorme variedad. En Filipinas se suele cocinar un arroz blanco de tamaño mediano y de manera similar a las costumbres de China y Japón: con la cantidad justa de agua, lo suficiente para humedecer el arroz durante su cocimiento en una olla cerrada.
En esta época de uso múltiple de electrodomésticos, se utiliza una “olla arrocera” que cuece el arroz al vapor. De hecho, así lo hacemos en nuestras comunidades SSCC en Manila. Se cuece solo con agua, sin sal ni ningún otro tipo de aliño; son los otros alimentos, a los que el arroz acompaña, los que aportarán un determinado sabor. El arroz –como toda la alimentación filipina– se puede comer caliente o frío, y en cualquier momento. Da lo mismo. Y por supuesto, en cualquier restorán o puesto callejero de comidas, el arroz es infaltable. Incluso en algún lugar se tienta al cliente con el aviso de “unlimited rice” (arroz sin límites): lo que tú quieras y hasta donde puedas.

CONTACTA CON NOSOTROS



C/ Florida nº 3
39001 Santander

Teléfono: 942 22 53 19
Móvil/Whatsapp: 607 41 21 40
Email: santander@omp.es



Si desea realizar un donativo para los misioneros cántabros que están en los distintos continentes puede hacerlo en el siguiente número de cuenta:

BANCO SANTANDER: ES61 0049 6742 5321 1632 2385

Si lo desea puede solicitar recibo para desgravar en la Renta antes de que finalice el año.