• ADVIENTO MISIONERO


    Recursos para vivir el Adviento en clave misionera
  • SEMBRADORES DE ESTRELLAS


    Sé misionero y anuncia que Jesús nace para todos
  • SUSCRÍBETE A GESTO


    ¡Hagamos de los niños de hoy personas que quieran amar!
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • DONATIVOS MIONEROS DE CANTABRIA


    Haz tu donativo

26 nov. 2014

LLEVAIS LA MISION EN LA SANGRE

El pasado sábado el Papa Francisco dirigía un discurso a los miembros del IV Congreso Misionero Nacional, que se ha celebrado en Roma en los últimos días, con el tema “Levántate y ve a Nínive, la gran ciudad donde el Evangelio sale al encuentro”.
Con más de 700 participantes, este congreso, organizado por la Oficina Nacional para la Cooperación Misionera entre las Iglesias de la Conferencia Episcopal Italiana, junto con la Fundación Missio, sección de las Obras Misionales Pontificias, y la fundación Cum (Centro Unitario Misionero), ha tenido como objetivo valorar la riqueza de las experiencias misioneras de la Iglesia en Italia y relanzar el compromiso de individuos, grupos y comunidades para la misión ad gentes, a partir de los pobres, de los últimos, que viven en las periferias del mundo.
El Papa Francisco recibió a los participantes en el Aula Pablo VI del Vaticano, recordándoles la importancia de escuchar a los pobres, a los que están lejos y encontrarse con ellos con la alegría del Evangelio.
“En la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium hablé de ‘salir de la Iglesia’. Una Iglesia misionera sólo puede estar ‘en salida’, que no tiene miedo de encontrar, de descubrir la novedad, de hablar de la alegría del Evangelio. A todos, sin distinciones. No para hacer prosélitos, sino para decir aquellos que nosotros tenemos y, sin forzar, queremos compartir con todos, sin distinción. Las diversas realidades que representáis en la Iglesia italiana indican que el espíritu de la missio ad gentes debe convertirse en el espíritu de la misión de la Iglesia en el mundo: salir, escuchar el grito de los pobres y de los lejanos, encontrarse con todos y anunciar la alegría del Evangelio. Las Iglesias particulares en Italia han hecho mucho. Cada mañana en la Misa en Santa Marta me encuentro con uno, dos, tres que vienen de lejos: ‘Llevo muchos años trabajando en la Amazonia, trabajando en África, trabajando…’. Tantos sacerdotes, tantas hermanas, tantos laicos Fidei Donum. ¡Lleváis esto en la sangre! Es una gracia de Dios. Debéis conservarlo, hacerlo crecer y darlo en herencia a las nuevas generaciones. Una vez vino un sacerdote anciano, se veía que – pobrecillo – era muy anciano y estaba un poco enfermo. ‘¿Cómo está usted?’. ‘Desde antes de ser ordenado, desde hace 60 años estoy en la Amazonia’. Esto es grande: dejarlo todo. Repito algo que me ha dicho un cardenal brasileño: Cuando voy a la Amazonia, voy al cementerio y veo las tumbas de los misioneros. Hay muchos. Y pienso: ¡a estos se les podría canonizar ahora mismo! Es la Iglesia, son las Iglesias de Italia. Gracias. Muchas gracias”.
Hablaba también el Papa sobre qué se entiende con salir: “Salir significa superar la tentación de hablarnos unos a otros olvidando a los muchos que esperan de nosotros una palabra de misericordia, de consolación, de esperanza. El Evangelio de Jesús se realiza en la historia. Jesús mismo fue un hombre de la periferia, de aquella Galilea lejana de los centros de poder del Imperio romano y de Jerusalén. Se encontró con pobres, enfermos, endemoniados, pecadores, prostitutas, reuniendo en torno a sí a un pequeño número de discípulos y algunas mujeres que lo escuchaban y lo servían. Y sin embargo su palabra ha sido el inicio de un cambio en la historia, el inicio de una revolución espiritual y humana, la buena noticia de un Señor muerto y resucitado por nosotros. Y nosotros queremos compartir este tesoro”.
Terminaba el Papa Francisco deseando a la Iglesia misionera italiana que el Señor haga crecer su pasión misionera y haga a sus misioneros testigos en todas partes de su amor y de su misericordia. OMPRESS-ROMA (24-11-14)

,








CONTACTA CON NOSOTROS



C/ Florida nº 3
39001 Santander

Teléfono: 942 22 53 19
Móvil/Whatsapp: 607 41 21 40
Email: santander@omp.es



Si desea realizar un donativo para los misioneros cántabros que están en los distintos continentes puede hacerlo en el siguiente número de cuenta:

BANCO SANTANDER: ES61 0049 6742 5321 1632 2385

Si lo desea puede solicitar recibo para desgravar en la Renta antes de que finalice el año.