• CONCURSO CÓMICS


    Concurso de Infancia Misionera
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de niños
  • GESTO


    Revista misionera para niños
  • ANIMACIÓN MISIONERA


    Recursos para la animación misionera de jóvenes
  • SUPERGESTO


    Revista misionera para los jóvenes
  • DONATIVOS MIONEROS DE CANTABRIA


    Haz tu donativo

12 abr. 2015

¡SEÑOR MIO Y DIOS MIO!

“Tomás, uno de los Doce, llamado el Mellizo, no estaba con ellos cuando vino Jesús. Y los otros discípulos le decían: – «Hemos visto al Señor.» Pero él les contestó: – «Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.»” ¡Pobre Tomás! Siempre lo ponemos como ejemplo de incredulidad y sin duda debía ser el más valiente de los apóstoles. Todos encerrados por miedo a los judíos… y él, a hacer la compra. No es culpa de Tomás el no creer, no había recibido el Espíritu Santo y los apóstoles le parecerían un grupo de gallinas asustadas que veían visiones  Y Jesús, que no había dejado que le tocase María Magdalena cumple sus caprichos: «Trae tu dedo, aquí tienes mis manos; trae tu mano y métela en mi costado; y no seas incrédulo, sino creyente.»

Cuando nos falta la gracia nos volvemos caprichosos, cuando no dejamos que Jesús sea Dios nos volvemos caprichosos, cuando no nos fiamos de la Iglesia nos volvemos caprichosos. Tenemos derecho a ser caprichosos, Jesús nos entiende e incluso, alguna vez, nos concede los caprichos. Pero sólo cuando pensamos que Jesús es el crucificado y no es Dios. Quiero decir que pensamos que Jesús ha hecho algo por nosotros y entonces nuestra preocupación es devolvérselo. Cuando las cosas se nos ponen “cesta arriba” nos es difícil ver que Jesús haya hecho bastante por nosotros. Y entonces queremos que Dios haga las cosas a nuestra manera: “Concédeme la salud” “quítame las tentaciones” “evítame el desprecio” etc. No nos damos cuenta que Jesús es Dios y no nos ha dado algo, lo ha hecho todo nuevo. Y todo, es todo: nuestra enfermedad, nuestras tentaciones, los desprecios, incluso nuestras caídas. Cuando uno se da cuenta de eso entonces exclama: «¡Señor mío y Dios mío!», y deja de ser caprichoso ante Dios, que haga lo que Él quiera que será lo mejor.
“En el grupo de los creyentes todos pensaban y sentían lo mismo: lo poseían todo en común y nadie llamaba suyo propio nada de lo que tenía. Los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús con mucho valor.” Si lo tenían todo en común era por la conciencia clara de que todo era recibido, no eran dueños de nada pues todo les había sido dado. Vivir en gracia es vivir la gratuidad. De ahí también viene la fraternidad: “Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama a Dios que da el ser ama también al que ha nacido de él.” No porque nos llevemos mejor o peor, sino porque todos hemos recibido el ser hijos gratuitamente y, por lo tanto, hermanos.
Terminamos la octava de Pascua, pero seguimos viviendo de la resurrección de Jesucristo. Hoy es el domingo de la divina misericordia. La víspera de este día Juan Pablo II fue al encuentro del Padre. ¿Vamos a pedirle a Dios más pruebas de su misericordia?. Vamos a dejar los dedos y las manos en su sitio y mirando, con los ojos de María, al resucitado digamos: “Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.”

CONTACTA CON NOSOTROS



C/ Florida nº 3
39001 Santander

Teléfono: 942 22 53 19
Móvil/Whatsapp: 607 41 21 40
Email: santander@omp.es



Si desea realizar un donativo para los misioneros cántabros que están en los distintos continentes puede hacerlo en el siguiente número de cuenta:

BANCO SANTANDER: ES61 0049 6742 5321 1632 2385

Si lo desea puede solicitar recibo para desgravar en la Renta antes de que finalice el año.