• Francisco a OMP


    Discurso a la Asamblea OMP
  • Octubre 2019: Un mes misionero


    El Papa propone celebrar un mes dedicado a la Misión en el centenario de Maximun Illud
  • Discurso del Cardenal Filoni a OMP


    "El Evangelio nunca está anunciado por completo. La misión es el corazón de la fe"
  • Guía Compartir la Misión


    Propuestas de Voluntariado Misionero y #VeranoMisión para jóvenes
  • DONATIVOS MIONEROS DE CANTABRIA


    Haz tu donativo

25 abr. 2015

YO ENTREGO MI VIDA, EL BUEN PASTOR

           “Yo soy el Buen Pastor. El buen pastor da la vida por las ovejas”. (Jn. 10,11-18)
          Jesús afirma abiertamente: "Yo soy el buen Pastor”. No es un Pastor más, sino el verdadero Pastor. Hoy nosotros apenas sabemos lo que es un pastor; y mucho menos lo que sería “un buen pastor”. En tiempo de Jesús, el pastor era casi siempre, el dueño de un pequeño número de ovejas, a las que cuidaba como si fueran de su misma familia y a las que llamaba por su propio nombre. Era normal porque de ellas dependía la vida de su familia.
 “El buen Pastor da la vida por las ovejas”. Cuando Jesús dice de sí mismo que El “da la vida por sus ovejas”, expresa su amor incondicional hacia nosotros. La amenaza más profunda para los seres humanos consiste en la ausencia del amor.
Quien no se siente amado, se desprecia a sí mismo, se juzga a sí mismo, se vuelve duro y distante de los demás. Es incapaz de amarse a sí mismo y a los otros. Jesús no dice solo que da su vida, sino que pone su vida a disposición, la arriesga, se la juega por los suyos.
  “Yo soy el buen Pastor que conozco a las mías y las mías me conocen”. Jesús conoce a los suyos. Esta expresión ”conozco” indica la relación de amor entre Jesús y sus discípulos. “Conocer”, quiere decir amar. Jesús ama a todos los que encuentra en su camino: ama a la samaritana, al paralítico, al leproso, al ciego, a las multitudes. Jesús es Aquel que nos ama a todos...  El Buen Pastor ama a todas y cada una de sus ovejas, con un amor de amistad y de servicio, con un amor de entrega y generosidad. Por sus ovejas vive y se desvive, se cansa y se gasta. Cuando Jesús dice: “conozco a las mías y las mías me conocen a mí”,  toca  lo más profundo de nosotros mismos:  el deseo de que haya alguien que nos conozca de verdad, que nos ame en profundidad, alguien a quien nos podamos confiar. Tal vez podíamos preguntarnos: ¿Me siento conocido-amado por Jesús?

CONTACTA CON NOSOTROS



C/ Florida nº 3
39001 Santander

Teléfono: 942 22 53 19
Móvil/Whatsapp: 607 41 21 40
Email: santander@omp.es



Si desea realizar un donativo para los misioneros cántabros que están en los distintos continentes puede hacerlo en el siguiente número de cuenta:

BANCO SANTANDER: ES61 0049 6742 5321 1632 2385

Si lo desea puede solicitar recibo para desgravar en la Renta antes de que finalice el año.