• "Voluntarios Domund 2017"


    Voluntarios para jornada Domund
  • "Domund 2017"


    Actividades en la Diócesis de Santander
  • "Se valiente, la misión te espera"


    Descarga todos los materiales para celebrar el Domund 2017
  • Presentación Domund 2017


    "El valor de ser misioneros" Anastasio Gil, Director de OMP España
  • Mensaje del Papa para el Domund 2017


    "La Misión en el corazón de la fe cristiana"
  • Reflexión Pastoral Domund 2017


    "Cuestión de valentía", Javier Carlos Gómez Director Diocesano de OMP Valladolid
  • ¿Qué es el Domund?


    La jornada en que, de un modo especial, la Iglesia reza por los misioneros y colabora con ellos
  • ¿A quién ayuda el Domund?


    Los donativos hacen posible la labor evangelizadora de la Iglesia en los territorios de misión
  • ¿Qué son los territorios de misión


    Conoce a fondo las misiones con el mapa en que se muestra dónde están los misioneros y la ayuda enviada por OMP España
  • DONATIVOS MIONEROS DE CANTABRIA


    Haz tu donativo

24 feb. 2014

MISIÓN ASIA

Asia y Oceanía, territorios de misión” ha sido el título de la intervención de Mons. Kike Figaredo, prefecto apostólico de Battambang.
Aun reconociendo la inmensidad del mayor continente de la tierra, para explicar esta realidad, el misionero jesuita ha partido de su experiencia, primero con su servicio a los refugiados en Tailandia y en Filipinas y, después, con su labor como Prefecto Apostólico de una de las tres “diócesis” de Camboya.

Quizás, señalaba, lo que más llama la atención del que llega son los contrastes entre el “lujo asiático” y la “pobreza asiática”. Un gran desarrollo, con grandes inversiones. Pero luego está el campo, con grandes zonas rurales pobres.
En el caso de Camboya, Mons. Figaredo contó la experiencia del diálogo con la fe y la inculturación en un país en el que el clero es en gran porcentaje extranjero, aunque la mayoría proveniente de países asiáticos: India, Tailandia, Japón, Vietnam… Contaba cómo la Iglesia, a pesar de haber llegado a Camboya hace 500 años, fue aniquilada durante la persecución del Pol Pot. Los obispos, los sacerdotes, las religiosas camboyanos murieron en esta persecución. Figaredo es de hecho el sucesor de un obispo mártir. Aún así, su parroquia - porque, dado el número tan reducido de sacerdotes, además de hacer funciones de obispo es párroco – nació a partir de la fidelidad a la fe de una anciana. Esta mujer les transmitió la fe a sus nietos y, cuando llegó tras la persecución un misionero francés, se pudo establecer la actual parroquia de San José.
Se trata de una Iglesia muy joven, como joven es la población de Camboya. El 50% de los camboyanos tiene menos de 25 años. Y la fe y la caridad, ambas unidas, forman el eje de la misión. No se trata de proselitismo por la caridad. Es la exigencia de la fe, la que lleva aparejada siempre la caridad. Y todo desde la humildad de quienes son pocos pero portadores de los valores extraordinarios de Jesús. Se trata de de ser fermento desde la pequeñez, “porque es esto lo que nos hace grandes, ser sencillos”, señalaba el misionero. Por eso, hay que estar con la gente y acompañar a la gente en su día a día, y en su sufrimiento. A los voluntarios que vienen a colaborar, Mons. Figaredo no les pregunta sobre la continuidad que se da a los proyectos. Les pregunta si han hecho muchos amigos pobres, si hay gente pobre que les quiera. Es esta cercanía la que hace que se compartan los valores de la fe.
Mons. Figaredo tuvo oportunidad de explicar por qué lleva el krama camboyano y el crucifijo con un Cristo discapacitado. El krama es un pañuelo que se lleva al cuello y que en Camboya se utiliza para todos: desde modo de transporte para un bebé, hasta toalla y prenda para la cabeza. La elaboran mujeres sencillas al modo tradicional por lo que, además de formar parte de la cultura camboyana, es un manera de ayudar a una persona que alimenta con esta labor sus hijos. El crucifijo al que le falta una pierna, que lleva Kike Figaredo al cuello, tiene, según él, un triple sentido: hace mención a los discapacitados, que crean las minas anti persona – primer sentido –, pero también da la impresión de ser un Jesús que corre a nuestro encuentro y te abraza – segundo sentido. Y el tercer sentido, al Cuerpo Místico de Cristo le falta una parte, para eso está la misión, para explicitar esa parte que falta.
 

CONTACTA CON NOSOTROS



C/ Florida nº 3
39001 Santander

Teléfono: 942 22 53 19
Móvil/Whatsapp: 607 41 21 40
Email: santander@omp.es



Si desea realizar un donativo para los misioneros cántabros que están en los distintos continentes puede hacerlo en el siguiente número de cuenta:

BANCO SANTANDER: ES61 0049 6742 5321 1632 2385

Si lo desea puede solicitar recibo para desgravar en la Renta antes de que finalice el año.